¿Qué protección química usar contra el riesgo químico?

¿Qué protección química usar contra el riesgo químico?

ropa_quimicos

Las primeras características necesarias para este tipo de protección es que estén dotadas de:

  • Marcado CE: mínimos establecidos.
  • Resistente al producto utilizado: en el riesgo químico, cada protección sirve para un determinado producto; no existe uno para varios.
  • Adaptado a la tarea realizada: la protección debe estar preparada para la abrasión, el corte, el pinchazo, etc.
  • Comodidad: la protección debe tener la talla del usuario, ligero, permeabilidad al aire y al vapor (sudor) o bien, para riesgo alto usar protección química ventilada o asegurar una pausa periódica al usuario.

Los pasos para elegir una protección química adecuada son:

  • Analizar el conjunto de los riesgos a los que se enfrenta el usuario tanto si son químicos como si no: mecánicos, eléctricos, térmicos, rayos… para evitar una posible contaminación.
  • Determinar la naturaleza del riesgo químico: composición, concentración, toxicidad, tipo de contacto que se produce con el producto, condiciones normales de utilización, duración de la tarea manejando el producto.
  • Las restricciones establecidas por los usuarios: talla, corpulencia, longitud de miembros inferiores o superiores, alergias, sequedad de la piel…
  • El puesto de trabajo: esfuerzo físico, espacio confinado, temperatura, humedad…

Según el estándar de normas europeas existen 6 tipos de protecciones químicas normalizadas:

  • Tipo 1: protección química ventilada y no ventilada estanca para gases con dispositivo para respirar.
  • Tipo 2: protección química no estanca para gases.
  • Tipo 3: protección química estanca para líquidos.
  • Tipo 4: protección química estanca para nieblas (líquidos pulverizados).
  • Tipo 5: protección química estanca para sólidos (partículas).
  • Tipo 6: protección química para exposición fortuita.

La protección química aparece en numerosas normas europeas o internacionales que describen las exigencias a cumplir para cada tipo de riesgo químico y sera efectiva y duradera si se utiliza y mantiene correctamente.

Para ello, es importante:

  • Tener la información de la ficha técnica al alcance,
  • Inspeccionar la protección,
  • Utilizar correctamente,
  • Retirar la protección con seguridad,
  • Eliminar la protección química usada o contaminada,
  • No compartir con un tercero,
  • Respetar una higiene estricta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *