La asignatura pendiente para evitar contagios: El uso de guantes en medicina

La asignatura pendiente para evitar contagios: El uso de guantes en medicina

Diseño sin título (2)

El riesgo por contagio biológico debido a una exposición accidental es uno de los más frecuentes entre el personal sanitario. Una exposición  accidental es una lesión por pinchazo o corte, por contacto de mucosa de piel con quemaduras o dermatitis, sangre u otro fluido infeccioso (semen, secreciones vaginales y líquidos varios)

Aunque el personal sanitario es el sector que más expuesto está a este tipo de exposiciones, la correcta utilización de guanteguantes y demás EPIs, o incluso el lavado de manos es una asignatura pendiente, ya que la conciencia de este tipo de contagios empezó levemente en los años 80 con la expansión del SIDA y el avance de los conocimientos. Antes del SIDA las empresas no estaban tan sensibilizadas

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene establece una tasa del 14 % de exposiciones percutáneas por camas hospitalarias, o el Grupo Español de Registro de Accidentes biológicos en sanitarios dan una tasa de 104 accidentes de este tipo por cada 1000 trabajadores.

Autores como Cristóbal Cañadas D. identifica en estos datos un grave problema ya que la mayoría de los trabajadores que sufren un problema no lo declaran, y puede llegar a más del 50 %.  Además un 30 % de los profesionales indican que carecen de equipos de protección individual o que aún teniendo no los usan. y un 43 % que afirman que no reviben la formación adecuada para su responsabilidad.

Como siempre decimos, las manos son la parte del cuerpo que más entra en contacto con objetos que pueden pinchar o cortar y que son potencialmente contaminantes. La solución clara y barata sería el uso de guantes desechables. Existen muchas clases de guantes, pero para personas alérgicas recomendamos el uso de guantes de nitrilo, ya que son más resistentes e hipoalergénicos.

La importancia de los guantes como barrera de protección

Algunas consideraciones a tener en cuenta para el uso de guantes desechables para evitar la contaminación son:

  • No se deben llevar anillos, ni uñas demasiado largas si va a tener un contacto directo con algún paciente.
  • Los guantes se deben cambiar incluso en tareas realizadas al mismo paciente, si el mismo ha sido expuesto a algún material que pueda estar contaminado.
  • Los guantes deben quitarse justo cuando se han usado y antes de tocar objetos limpios o atender a otro paciente. También se deben lavar las manos tras quitarse los guantes.

Los guantes se deben elegir en función del riesgo y de las características de la persona. Es de vital importancia que el trabajador use guantes diseñados para los riesgos y tareas que va a desempeñar.

La normativa AENOR indica los requisitos para el uso de guantes médicos desechables para asegurar que proporcionan y mantienen durante su utilización el nivel de protección.

Es considerado gracias a ensayos de resistencia a la penetración de agua y aire, según la norma UNE-EN 374-2 que protegen contra los microorganismos, ya que son una barrera efectiva contra microbios y es certificado por el fabricante de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *