Importancia de los guantes como EPI en un hospital

Importancia de los guantes como EPI en un hospital

sterile-latex-surgical-gloves-250x250

Utilizar guantes en el hospital ayuda a prevenir la propagación de microbios. Esto sirve para proteger de infecciones tanto a los pacientes como a los trabajadores de la salud.

Los guantes se denominan equipos de protección individual (EPI). Otros tipos de EPI son las batas, las mascarillas, los gorros y las calzas.

Los guantes crean una barrera entre los microbios y las manos. Ayudan a mantener las manos limpias y disminuyen la probabilidad de contraer microbios que puedan provocar enfermedades.

Cuándo usar guantes

Usar guantes cada vez que vaya a tocar sangre, líquidos corporales, tejidos corporales, membranas mucosas o piel lesionada. Incluso si un paciente parece saludable y no tiene signos de ningún microbio, usted debe usar guantes para este tipo de contacto.

Escoger los guantes apropiados

Los recipientes de guantes desechables deben estar disponibles en cualquier sala o área donde tenga lugar la atención a pacientes.

Vienen en diferentes tamaños, así que asegúrese de escoger el tamaño correcto para un buen ajuste.

  • Si los guantes son demasiado grandes, es difícil sostener objetos y es más fácil que los microbios penetren dentro de ellos.
  • Los guantes que son demasiado pequeños son más propensos a rasgarse.

Algunos procedimientos de limpieza y cuidados requieren guantes estériles o quirúrgicos. Estéril significa “libre de microbios”. Estos guantes vienen en tamaños numerados. Usted necesitará saber el tamaño suyo con antelación.

Si usted va a manejar productos químicos, revise la hoja de datos de seguridad del material para ver qué tipo de guante va a necesitar.

No utilice lociones ni cremas de mano a base de aceite, a menos que estén aprobadas para su uso con guantes de látex.

Si tiene una alergia al látex, utilice guantes que sean de vinilo o nitrilo y evite el contacto con otros productos que contengan ese material.

Quitarse los guantes

Cuando se quite los guantes, asegúrese de que la parte externa de ellos no toque sus manos desnudas. Siga estos pasos:

  • Agarre la parte superior del guante derecho con la mano izquierda.
  • Arrastre hacia las puntas de los dedos. El guante se volteará al revés.
  • Sostenga el guante vacío con la mano izquierda.
  • Ponga dos dedos de la mano derecha en la parte superior del guante izquierdo.
  • Arrastre hacia las puntas de los dedos hasta que haya volteado el guante al revés y lo haya retirado de su mano. El guante derecho estará ahora dentro del guante izquierdo.
  • Tire los guantes en un recipiente autorizado para desechos.

Utilice siempre guantes nuevos para cada paciente y lávese las manos entre cada paciente para evitar transmitir microbios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *