El uso de desechables como barrera para la protección de los dentistas

El uso de desechables como barrera para la protección de los dentistas

Diseño sin título (2)

Se intenta prevenir a la exposición de bacterias mediante la evitación de contacto directo con la sangre y otros fluidos que puedan ser contaminantes a través del uso de barreras que evitan la exposición a los microorganismos que no se pueden controlar. En el sector dental estas barreras pueden ser el uso de guantes desechables, mascarillas desechables y vestimenta desechables adecuada de protección.

Los guantes desechables protegen a los miembros del equipo dental, de posibles contagios de los clientes que acuden afectados, y al mismo tiempo, protege al cliente de los posibles microorganismos que existan en las manos del personal de la clínica dental. Los microorganismos pueden estar presentes en todas las superficies de la consulta que no se han limpiado ni desinfectado por lo que fácilmente puede tener las manos contaminadas.

Las mascarillas desechables, se usa principalmente para evitar contagiar a los enfermos de ciertas infecciones postoperatorias que se puedan producir por el tracto respiratorio de los cirujanos. Pero también protege a la persona que la lleva puesta de agentes patógenos que puedan existir en gotas, salpicaduras o en incluso en partículas. Se utiliza para proteger las mucosas de la nariz y boca de profesionales de aerosoles, sangre o saliva de los enfermos. Es una protección mutua.

Ropa laboral desechable: Es recomendable que la ropa sea desechable, para garantizar una total higiene, de manga larga y puño elástico, sin bolsillos y cerrado de cuello con colores claros, para que se identifique rápidamente la posible contaminación. Al trabajar en una consulta dental siempre debe usarse uniforme. En determinadas labores de limpieza tanto del instrumental como de la clínica dental se recomienda el uso de delantales impermeables.

Por otro lado, se aconseja el uso de gorros desechables para evitar posibles contaminaciones de los cabellos por aerosoles, gotas de saliva o sangre que se generan en el día a día del dentista. Además, el cabello debe estar totalmente recogido evitando la caída del pelo hacia la cara, para que no pueda interferir en ninguna operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *