¿Cómo superar el miedo a los dentistas?

¿Cómo superar el miedo a los dentistas?

Diseño sin título (3)

Los avances tecnológicos y en la ciencia que se han dado en el ámbito de los dentistas, no han sido suficientes para muchas personas para disminuir su miedo a ir al dentista. Por eso, algunos doctores como María del Carmen Sánchez dice “saber abordar estos casos y conseguir que los pacientes se relajen es un paso esencial para solucionar los problemas dentales que padecen estas personas y dar solución a los desagradables dolores que pueden provocar en la cavidad oral”.

En la mayoría de los casos, los pacientes acuden al dentista con cierto nivel de ansiedad. Con respecto a esta ansiedad, la reacción del paciente a alguna acción varía según su estado emocional, en el que podemos observar diferentes tipos de reacciones y ansiedad: Adaptativa ( se da ante una situación normal, se suele producir ante una situación desconocida o nueva) y la ansiedad incapacitante en el que se entra en una fobia dental. En estos casos, debido a los nervios y la ansiedad se provoca en el paciente más dolor, más tiempo de trabajo e incluso más molestias.

young cool woman frightened

Como en cualquier situación que pueda surgir en la vida, el miedo es muy subjetivo e influye la interpretación personal más que la realidad misma. Se reconocen algunos estímulos desencadenantes como la bata blanca, la inyección, la sensación por la anestesia, no poder tragar, estar tumbado, no poder cerrar la boca, sabores extraños… Pero la causa más frecuente a esta odontofobia son las experiencias traumáticas (mayormente durante infancia y adolescencia).

¿De que forma podemos acabar con el miedo al dentista? Debemos identificar nuestros temores y cambiar nuestras creencias con respecto al dentista. Podemos usar la sedación consciente, que se trata de una técnica nueva en la que se puede realizar cualquier tratamiento en una sola sesión. De esta forma se disminuye de una forma considerable la tensión nerviosa y la ansiedad y provoca cierta amnesia en los procedimientos. Tienen un mínimo efecto secundario.

Se aconseja realizar una revisión al año en los más jóvenes, a partir de los 13 años, para que los niños se familiaricen con el dentista y crear un vínculo con el profesional. “Actualmente en los primeros contactos en los tratamientos de ortodoncia cuando se es niño […] será lo que condicione su percepción y por consiguiente el miedo o no al acudir al dentista», según indica la dentista María del Carmen Sánchez .

Puede interesarte también:

Gravedad de la reutilización de productos de un solo uso – Uso Único Profesional

Recomendaciones de bioseguridad para dentistas – Uso Único Profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *